01 octubre 2013

ESOS MARAVILLOSOS SERES PELUDOS


                 
Tengo que reconocer que me pierden los perros.

Me gustan todos: grandes, pequeños, medianos, cachorros, viejecitos... pero tengo una clara tendencia hacia los que son peluditos y de color claro.

Parece que estoy describiendo al mío, pero no es así.
Rubi llegó a mi vida cuando tuvo que llegar. No fue un perro largamente anhelado. Fue cuestión de empezar a pensarlo, comentar con quien tenía que hacerlo y en dos o tres semanas ya estaba aquí, con nosotros, conmigo. A Soria lo fuimos a buscar muertas de miedo por si no se acostumbraba a estar con nosotras, por si echaba en falta a su familia anterior (tenía siete meses), por si no lo hacíamos bien (éramos completamente novatas). 
¡Tantos miedos... y tanta felicidad!

Es el rey de la casa y la alegría de mi vida salvando todas las distancias habidas y por haber con la heredera.                                                                         
De hecho, yo hablo mucho con él, aunque no me contesta, claro. Sabe cuando hablo de él porque mueve como loco el rabito mientras me mira fijamente. Supongo que distinguirá el tono. Muy a menudo le pregunto: ¿Dónde está lo más bonito de mi casaaaaa? y como esté la heredera cerca se oye inmediatamente: " Aquííííí ". Se refiere a ella misma, dejando clara su posición, por si acaso.
UPSSS!!! suelo pensar yo, a continuación. Y me quedo un poco descolocada, con la impresión de que debo asegurarle que ella es la que encabeza la lista.

César Millán, el encantador de perros, me reñiría porque aunque sí le he impuesto normas claras, en muchas ocasiones le trato, casi, como a una persona. He visto muchos de sus programas y admiro su instinto y experiencia a la hora de tratar con perros, pero, con todos mis respetos, Rubi es más que un perro para mí.
Es un amigo fiel, nunca me miente, me da calorcito físico y espiritual, no me discute ninguna decisión, siempre me recibe con la misma alegría y tiene la mirada más cálida que yo haya visto en un perro y mira que llevo años mirando y acariciando peluditos.
Yo vuelvo a casa contenta cada día porque sé que él está ahí, esperándome.
Nadie sabe lo bien que me siento al verle, lo feliz que soy porque forma parte de mi vida.

Una de las primeras veces que fuimos con él a la consulta veterinaria le decía muy cariñosamente Camino, la veterinaria que le estaba atendiendo: "¡Vaya suerte que has tenido!, ¿eh, Rubi? "
Creo sinceramente que somos nosotras quienes tuvimos suerte. 
No ladra, no da guerra, no estropea nada, no muestra ansiedad por separación, viaja encantado en el coche... solo te sigue por donde vas porque quiere estar cerca , necesita verte aunque sea desde la alfombra del pasillo. A veces, tengo la impresión de que tiene algún gen de perro pastor o guardián, pero muy lejano, muy mezclado, muy diluido. Actúa un poco como si te pastorease.
Es muy cariñoso, le encanta que le acaricien y necesita tocarte, sentirte cerca; por eso se arrima y se acurruca junto a ti unos minutos. Luego se baja y se tiende en la alfombra, ya es feliz.



Más de uno pensará que no he nombrado ninguna raza. Todas me gustan. Hay perros que son mucho más guapos que otros, algunos son   enternecedores porque son chiquitines y otros son fuertes y te dan seguridad, pero cada dueño está loco por el suyo.

En el parque he visto hombres de metro noventa hablando a su cachorro de pastor alemán o bóxer no tan cachorro poniendo esas voces imposibles con que hablamos a los bebés y a otros babeando literalmente cuando el perro de turno se les acerca con el palito o la pelota pringosa y destrozada para que jueguen con ellos.


Lo que sí tengo claro es que cualquier persona no puede tener cualquier perro. Hay que pensar muy bien cuál nos conviene, si podremos atenderle bien, si puede vivir en un piso o necesita terreno o jardín, si es una raza muy activa o no, si... 

Lo mejor es consultar con un buen profesional, adoptar mejor que comprar y tener claro que una mascota no es un peluche, es una responsabilidad.

Si hay un tipo de personas que merecen todo mi desprecio y sacan lo peor que hay en mí son los maltratadores. Deberían endurecerse las  leyes contra el maltrato animal y, de paso, unificarse en todas las autonomías. Debería dejar de ser una falta y convertirse en delito, pero de eso hablaremos otro día.


Si no eres feliz, pon un perro en tu vida. 
Te devolverá mucho más de lo que tú le des.

*Si te gusta lo que lees, apúntate en Amigos que me leen.

10 comentarios:

  1. Carlos(Teruel)1/10/13 5:43

    Pués Rubi parece un peluche blanco.
    Tienes razón, para mí mi perro también es mucho más que un perro. El que no lo entiende es que nunca tuvo uno.Hay personas que no tienen perro porque piensan que sufren en un espacio limitado como un piso, pero no es cierto. Por no hablar de los abandonados que solo piden que alguien les quiera.Escribe sobre adopciones otro día, por favor.Te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Hay muchos perros que están estupendamente en un piso, solo hay que asesorarse.
    Hablaremos en otro post sobre la urgencia de adoptar perros y gatos.
    Muchas gracias por comentar, Carlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mi madre y yo nos sentimos bastante solas, a veces. Leyendo todo lo que obtienes del hecho de tener un perro en tu vida, nos aconsejarías tener uno? Vivimos en un piso, en una ciudad pequeña.
    Un abrazo, esperamos tus siguientes entradas.

    ResponderEliminar
  4. Hay que sopesar las obligaciones que supone tener un perro:
    sacarle dos o tres veces/día, una serie de gastos fijos que, a veces, se desconocen (comida, vacunas, antiparásitos...), quererle de por vida (no sirve eso de ahora lo quiero-ahora no lo quiero), darle lo que necesite (unos necesitan más ejercicio. otros más compañía, otros más espacio...), pensar si os lo llevaréis de vacaciones o lo dejaréis con alguien...
    Si nada de eso os preocupa, adelante, todo lo demás serán satisfacciones.
    No hay nada comparable a esas miradas de amor, a esa alegría que demuestra cuando te ve, a ese seguirte por donde sea. Te sientes acompañada y necesaria.
    Plantearos adoptar en lugar de comprar. Hay que dar otra oportunidad a esos peluditos que lo han pasado mal. Esos sí que son fieles de por vida. A algunos les cuesta volver a confiar al principio (¿y a quién no, con lo que han pasado algunos?) pero , después los dueños te cuentan cada detalle...
    Hay muchos galgos abandonados cada año y seguro que en vuestra ciudad habrá alguna protectora que podéis visitar.
    Hagáis lo que hagáis buena suerte.
    Bss y gracias por comentar, Carla.

    ResponderEliminar
  5. Antonio (Madrid)5/10/13 2:10

    Esta entrada podía haberla escrito yo.
    No hay nadie como mi galguito. Se llama Curro. Lo saque de una perrera. Es timido, lo paso muy mal y me mira con pura devoción.Tiene tanto miedo aún que ni siquiera ladra, pero me sigue a todas partes. Siento que me quiere y que soy importante para el.Desde que lo tengo soy mucho mas feliz,
    Un abrazo para ti y tu pequeño.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por comentar, Carlos.
    Cerca de mi casa hay un parque al que suelen acudir dos personas que han adoptado galgos. Sus comentarios son muy parecidos a los tuyos. Los demás hemos visto como los galgos al principio les seguían entre tristes y asustados, como derrotados.. Ahora las cosas van cambiando. No pierden de vista las caras de sus dueños; supongo que eso quiere decir que les gusta con quien están y empiezan a confiar. Muchos besos para Curro y para ti.

    ResponderEliminar
  7. También yo envío un beso a Curro y otro a su adoptante, que debe ser una estupenda persona.
    Siento envidia, quiero adoptar uno y soy alérgica a los ácaros.
    Rosas blancas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Japón las personas que desearían tener un perro y no pueden por diversos motivos tienen la opción de alquilarlo por horas. No sé si en España existirá esa posibilidad.
      Con lo feliz k harías a un perrito tb es mala suerte.
      Un abrazo, rosas blancas.

      Eliminar
  8. Jon(Araba)15/10/13 17:50

    Me han gustado mucho tus entradas sobre los perros. Después de imprimirlas, las he puesto en la oficina y aquí estamos a la hora de comer hablando sobre perros en casa sí o no, adoptar o comprar (parecemos los de la otra entrada:¿os la quedaréis o la venderéis?)
    A todos/as nos gusta mucho cómo escribes. Te seguimos,Utopía.
    Musu asko

    ResponderEliminar
  9. Conseguir que se comenten estos temas ya es mucho y si alguien adoptara... sería maravilloso.
    Uno de los objetivos de este blog es intercambiar opiniones y experiencias.
    Me gusta mucho verte por aquí, Jon. Os agradezco los ánimos.
    Mila esker eta musu bat.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...